VideoElephant logo x

La remontada imposible del turismo búlgaro

  • Category news
  • Definition HD
  • Resolution 1280 x 720
  • Duration 00:02:21
  • Year 2020
  • Language Spanish

La remontada imposible del turismo búlgaro

Bulgaria se antoja como un destino poco deseado por su población. Cerca de un tercio de los ciudadanos prefiere pasar sus vacaciones en el exterior. Según los expertos, el problema radica en la falta de capacidad para ofrecer una solución de último minuto. "Las esperanzas de los hoteleros de que los búlgaros se queden en sus playas se vinieron abajo. Las vacaciones y los segmentos de mercado de la costa siempre han sido bastante conservadores. Esto significa que fue muy difícil alejar a los búlgaros de su costa cuando empezaron a ir a Grecia, y ahora va a ser igual de difícil que regresen", explica Dimitar Popov, de la Asociación de Agentes de Viajes y Turoperadores Búlgaros. El número de turistas búlgaros en Grecia aumentó un 16% entre 2016 y 2019. Las razones del incremento son complejas. Valentin Spassov fue de los primeros que dejó su país para pasar las vacaciones en Turquía y el país heleno. Con el tiempo, le siguieron sus amigos y familia. Asegura que no se arrepiente:  "Siempre ha habido algo desagradable en el turismo búlgaro. Las playas eran caras, la comida era cara....Las vacaciones aquí dejaban mucho que desear. Cuando voy a Grecia, la playa se extiende a lo largo de 3 kilómetros a cada lado. Los hoteles no están masificados, puedo disfrutar del mar. Es hermoso". Los rincones vírgenes de Bulgaria están dejando de serlo por la proliferación de complejos turísticos a lo largo de la costa. Es lo que los grupos ecologistas llaman el "mar de cemento". Un tipo de construcción a lo largo de la costa del Mar Negro es una de las principales razones por los búlgaros eligen pasar sus vacaciones fuera. Puede parecer un hotel pero oficialmente, es un refuerzo contra el deslizamiento de tierras. Los inversores están logrando luz verde para sus proyectos. La mayoría se sitúa en parques naturales y zonas de gran valor medioambiental. Las autoridades locales están avisando de que la construcción puede comenzar pronto. "El complejo de Alepu consiste en cuatro proyectos. Hay otros 19 planes de desarrollo en los que las tierras agrícolas se han convertido en terrenos urbanizables. Actualmente no están finalizados, pero podrían estarlo en cualquier momento", detalla la arquitecta Radost Georgieva. La oposición al aumento de complejos turísticos es debida al temor a la destrucción del entorno. Pero por el momento ni los precios reducidos ni las ayudas del Gobierno están obteniendo resultados positivos, y las playas públicas y privadas apenas reciben visitas. Por otro lado, los trabajos de construcción se reanudarán en otoño.

Interested in this content?